Google+ Mary Anning homenajeada por Google en el 215º aniversario su nacimiento. Doodleando, Los Logos de Google

martes, 20 de mayo de 2014

Mary Anning homenajeada por Google en el 215º aniversario su nacimiento.

21 de Mayo de 2014
Mary Anning homenajeada por Google en el 215º aniversario su nacimiento.

Después de la resaca organizada por el logo publicado ayer con motivo del 40 aniversario de la creación del Cubo de Rubik, Google vuelve a publicar un logo que aparecerá en varios países del mundo entre ellos España mañana, con motivo de la celebración del 215º aniversario del nacimiento de la peleontóloga Inglesa Mary Anning.


A propósito del logo de ayer, si alguien quiere seguir intentándolo, lo puede hacer en el siguiente enlace: https://www.google.com/logos/2014/rubiks/rubiks.html


Mary Anning nació en Lyme Regis un pueblo costero situado al sur del Reino Unido el 21 de mayo de 1799. Paleontóloga, coleccionista y comerciante de fósiles inglesa. Conocida en todo el mundo por los numerosos hallazgos de importancia que realizó en los lechos marinos del período Jurásico en Lyme Regis donde vivía.

De condición humilde, el nombre de Mary Anning está hoy ligado a los primeros hallazgos de esqueletos completos de ictiosauros y plesiosauros en los depósitos liásicos del Dorset. Varios de esos fósiles están expuestos en las galerías de paleontología de los museos de historia natural de Londres y París. Su trabajo contribuyó a que se dieran cambios fundamentales a principios del siglo XIX en la manera de entender la vida prehistórica y la historia de la Tierra.

Un suceso extraordinario aparece marcando la vida de Mary Anning en todas sus biografías. La pequeña Mary, con apenas quince meses de edad, era una pequeña criatura completamente normal hasta que, sorprendentemente, sobrevivió tras ser alcanzada por un rayo.

Richard Anning, el padre de familia, que complementaba su oficio de carpintero con la venta de fósiles, falleció cuando Mary era muy pequeña. Tal pérdida hizo que la familia perdiera su principal fuente de ingresos, así que Mary, su hermano Joseph y su madre, decidieron sacar todo el partido posible a los fósiles. De esta forma, abrieron una tienda dedicada a la venta de estas reliquias del pasado remoto. Con el paso del tiempo, la pequeña Mary se convirtió en la más experta cazadora de fósiles del mundo y, aunque no tuvo una formación académica convencional, su instinto e inteligencia hicieron que sus hallazgos fueran tomados en cuenta por la Sociedad Geológica de Londres, entre otras instituciones. Claro que, siendo mujer y habiendo crecido en un ambiente rústico, no era reconocida como persona valiosa, sino más bien como una persona útil porque proporcionaba fósiles de extraordinaria calidad. La mayor parte de sus hallazgos fueron bautizados con los nombres de otros, insignes académicos y sabios.

Entre sus hallazgos se encuentran: el primer esqueleto completo de un ictiosauro, que halló en compañía de su hermano Joseph siendo una niña (1811-1812), o un magnífico esqueleto de plesiosauro (1823). Otros descubrimientos notables realizados después de 1824 fueron el primer pterosaurio encontrado en Inglaterra (1828), el fósil de Squaloraja (1829) –considerado en aquella época una quimera entre tiburón y raya–, o un excepcional ejemplar enrollado de plesiosauro (1830).
La mujer que sobrevivió al rayo siendo un bebé y a varios desprendimientos de tierra ya en edad adulta, murió de cáncer de mama a los 47 años el 9 de marzo de 1847. Su fama, que creció en vida, se convirtió en una auténtica leyenda tras su muerte, mereciendo incluso elogios y distinciones de diversas sociedades geográficas y geológicas.

En 1999, en el 200º aniversario de su nacimiento, tuvo lugar en Lyme Regis un encuentro internacional de historiadores, paleontólogos, coleccionistas de fósiles y aquellos interesados en la vida de Mary Anning. En 2005, se creó un facsímil de Mary Anning en el Museo de Historia Natural de Londres perteneciente a una serie de personajes notables de la galería como Carlos Linneo, Dorothea Bate y William Smith. En 2009, Tracy Chevalier escribió una novela histórica titulada Las huellas de la vida (título original en inglés Remarkable Creatures), que narra la vida de Anning y sus descubrimientos así como los de Elizabeth Philpot.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...