Google+ Carnaval Brasil 2015. Doodleando, Los Logos de Google

martes, 17 de febrero de 2015

Carnaval Brasil 2015.


17 de Febrero de 2015
Carnaval 2015

Bailes de disfraces, máscaras y comparsas, desfiles de vistosas carrozas por las calles, así como banquetes caracterizan normalmente estas fiestas. El carnaval tiene posiblemente su origen en fiestas paganas, como las del buey Apis e Isis en Egipto, las fiestas dionisíacas griegas y las bacanales, lupercales y saturnales romanas o las fiestas celtas del muérdago.

Esta fiesta renació durante la edad media, al tiempo que se afirmaba la dureza cuaresmal (ayuno y abstinencia). Alcanzó después su máximo valor artístico en Venecia, presidida por el dux y el Senado, y en los bailes de máscaras (como el de la Ópera de París a partir de 1715). Ahora tiene su mayor expresión popular y turística en el Carnaval de Río, Nueva Orleans, Niza, Santa Cruz de Tenerife y Cádiz. Las máscaras (o el antifaz) son quizá el vestigio de las fiestas de Baco y Cibeles.

Uno de los carnavales más importantes, popular y significativo del mundo “El Carnaval de Brasil”

El carnaval se inició en Brasil con la adaptación del “entrudo”, fiesta popular portuguesa de carácter familiar en la que los participantes pertenecían a diferentes gremios, como zapateros, artesanos, etcétera. Consistía en un baile callejero en el que las personas se tiraban baldes de agua y harina, confetis y serpentinas. La música que lo acompañaba estaba claramente influida por las marchas de las bandas militares. En Río de Janeiro, el entrudo se prohibió en 1853 debido a su violencia. La medida provocó un cambio en la estructura del carnaval que llevaron a cabo Cartola, Donga, Sinhô, Zé da Baiana y Heitor dos Prazeres, sambistas muy populares en la época.

La transformación que sufre la sociedad urbana de Brasil empuja a la burguesía de las ciudades a participar también en esta fiesta popular. En la ciudad de Río de Janeiro surgen grupos carnavalescos que desfilan disfrazados por las calles (los Democráticos, Fenianos y Tenentes do Diabo, gozaban de gran prestigio), espléndidos bailes organizados en los teatros São Francisco de Paula y João Caetano, los ranchos, asociaciones que mantenían algunos rasgos de los “blocos” (desfile de grupos formados por afinidades profesionales, pertenencia a un barrio o a un club de fútbol) y las actuales escuelas de samba.

Con la proliferación de estas escuelas el carnaval vuelve a la calle como espectáculo grandioso en el cual se invierten millones de “reales”. Se crean sociedades lucrativas que lo organizan e industrias dedicadas exclusivamente a producir los materiales necesarios para la realización de estos eventos.



No se puede hablar de un carnaval brasileño sino de varios, ya que hay una gran diversidad de festejos de este tipo en todo el país. Los más conocidos son el carnaval de Río, los carnavales de Olinda y Recife (en el estado de Pernambuco), y el carnaval de Salvador (en el estado de Bahía). Las escuelas de samba, que tienen un origen popular —de los barrios y favelas de Río de Janeiro—, fueron institucionalizadas y se registraron bajo las siglas GRES (Gremio Recreativo y Escuela de Samba). Actualmente, grandes escuelas como Estação Primeira da Mangueira, Portela, Mocidade Independente de Padre Miguel, Unidos de Vila Isabel y Acadêmicos do Salgueiro dominan el carnaval de Río de Janeiro.

En el carnaval de Salvador, los trios elétricos, grupos musicales que parten en camiones desde la plaza Castro Alves, toman la ciudad seguidos de la multitud. El trío más famoso, que inició en la década de 1970 este tipo de festejo, es el de 'Armandinho, Dodô y Osmar'. Los afoxés (cortejos de características religiosas en el que se cantan canciones del culto del candomblé) desfilan acompañados únicamente por percusionistas.

En Olinda y Recife, el carnaval tiene como música predominante el “frevo”. También es muy popular el “maracatu”, una especie de baile que escenifica la coronación solemne del rey.



1 comentario :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...